«No sólo el sabor de la tradición induce al éxtasis del placer onírico. Pues la presencia, la textura, el color y el frescor participan aún más activamente en el placer de saborear la vida como un todo, llegando de esa manera, a repetir en cuerpo, alma y deseo. – (Polizón Sandiego)